vagina-lata

Vagina limpia

Es importante saber cómo limpiar bien la zona de los genitales y la vulva, pero no debes exagerar en la limpieza, ni tampoco obsesionarte con ello.

vagina-lata

A muchas chicas les preocupa si se han lavado bien o no, si estarán desprendiendo algún olor, cada vez que van al baño se lavan y aún así no se sienten tranquilas. Es lógica esta preocupación, no porque los genitales femeninos sean especialmente olorosos, ni más que los masculinos, pero a las chicas les enseñan erróneamente que esto es así.

De hecho si notas que tus genitales empiezan a oler, a tener un olor que antes no habías notado, acude al ginecólogo, porque generalmente es indicativo de que tienes una infección.

Es importante mantener esa zona limpia, no solo por no desprender olor, sino, fundamentalmente, por evitar infecciones. Realmente, si no se está con la regla que debes lavarte a menudo, con la ducha diaria es suficiente. Es mejor que utilices tu propia mano, sin esponjas, y con un jabón neutro, sin perfume.

Los jabones que se anuncian de “higiene íntima” es mejor olvidarte de ellos, porque te pueden producir alergias e irritaciones, y lo mismo ocurre con los desodorantes para esa zona, que además de producir fácilmente reacciones alérgicas, no está comprobada su eficacia. Tampoco abuses de los salvaslips, porque no permiten una buena transpiración, es preferible que te cambien frecuentemente de braguitas, y desde luego, siempre que te duches.

Muchas chicas creen que tienen que lavarse también la vagina por dentro, con duchas vaginales. Sin embargo esto es un error que debes evitar, porque favorece la aparición de hongos, por destrucción de la flora vaginal. Utiliza solo las duchas vaginales si es el médico el que te lo prescribe y hazlo de la forma que él te indique.

Generalmente se mandan como tratamiento en caso de infecciones, para lo cual se compra una especie de pera en la farmacia a la que se le llenará de una solución también de venta en farmacias. Así es que, como ves, no se trata de introducirte el chorro de la ducha por dentro, y mucho menos de lavarte con jabón.

En cuanto a los lavados antes y después de mantener relaciones, no son imprescindibles, pero si te sientes mejor hazlo, y díselo igual a tu pareja, pero nunca caigas en el error de utilizar los lavados como método anticonceptivo, porque no sirven para ello.